logotipo Software Integral de Salud Colombia

BLOG DE NOTICIAS

LUNES

20

Jul...

Telemedicina, presente y futuro de los servicios de salud.

El virus del Covid-19 es una realidad que ha obligado a la sociedad a paralizarse por un tiempo y a cambiar en varios aspectos, siendo indudablemente el sector salud, uno de los que más ha sufrido variaciones, debido al colaspso que la pandemia generó en los sistemas de salud alrededor del mundo.

 

Es evidente que las medidas de contingencia cambiaron nuestro estilo de vida y que los hábitos de consumo de las personas no pudieron ser los mismos debido al coronavirus, el cual forzó a todos los sectores de la economía a diseñar nuevas estrategias de ventas, encontrando en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, un gran aliado para generar ingresos económicos y para conectarse con antiguos y nuevos clientes. Con toda seguridad, en el campo de la salud, las posibilidades de contagio aumentaban para un paciente, si tenía que asistir a una clínica u hospital, a citas de control o cualquiera que no fuera urgente, de manera que se implementó el uso de la telemedicina para evitar la propagación del virus.

 

El término telemedicina, fue utilizado por la Organización Mundial de la Salud por primera vez en el año 1988 y hace referencia a la prestación de servicios médicos profesionales que se realicen a distancia, utilizando herramientas TIC que facilitan una comunicación interactiva y en tiempo real entre el profesional y el paciente y que permiten el intercambio de información imprescindible para el diagnóstico, tratamiento, evaluación y prevención de enfermedades de un paciente.

 

Con toda seguridad, la telemedicina es una herramienta innovadora que ha sido de gran utilidad, sobre todo en tiempos de coronavirus, ya que ha permitido llevar atención médica a millones de personas alrededor del mundo y sin duda alguna, cuando se supere la etapa más dura de la pandemia, seguirá siendo un modelo a implementar por parte de los gobiernos como estrategia de salud pública, ya que no sólo sirve para evitar el colapso de las clínicas hospitales y consultorios, sino que además beneficia a los pacientes y favorece los sistemas de salud en varios aspectos, tales como:

 

  • Atención especializada para pacientes que no se pueden desplazar.
  • Optimización de los recursos sanitarios
  • Atención integral a los pacientes.
  • Reduce el tiempo de espera tanto de diagnóstico como los de tratamiento a través de consultas remotas.
  • Genera una mejor gestión de la demanda.
  • Permite el trabajo colaborativo entre equipos de profesionales clínicos
  • Promueve la globalidad y la interoperabilidad en los centros de salud.
  • Permite la atención en zonas aisladas y vulnerables de cualquier país.
  • Mejora de la eficiencia de los servicios de salud.

 

En conclusión, la telemedicina no sólo es necesaria en la actualidad y por la pandemia, sino que es una pieza clave para el futuro de la salud, ya que mejora la eficiencia y sostenibilidad de los servicios médicos, brindando una solución integral a varios de los retos socioeconómicos que enfrentan los sistemas sanitarios a nivel global.

Autor: