logotipo Software Salud Ocupacional Colombia
Ventas: 018000-180350 Móvil +57 322-348 5784

BLOG DE NOTICIAS

VIERNES

04

May...

Actualidad

¿Por qué es importante la buena nutrición en los niños?

Los niños pueden ser selectivos y quisquillosos a la hora de comer. No importa cuán agotador sea, es importante encontrar la manera de convencer a tu hijo de que coma todo lo que le sirves en el plato, ya que estudios revelan que tener una dieta equilibrada y nutritiva impacta directamente en todos los aspectos del crecimiento y desarrollo de un niño.

 

La relación entre nutrición, salud y aprendizaje es claramente fuerte: la nutrición es uno de los tres factores principales que afectan el desarrollo de un niño. Por esto, según estudios, la nutrición en los primeros años del niño está relacionada con su salud y rendimiento académico en años posteriores.

 

Los beneficios de una buena nutrición para la salud son infinitos. Aquí, enumeramos algunos de estos:

 

  • En primer lugar, la lactancia de madres que siguen dietas nutritivas conduce a un número menor y menos grave de enfermedades en sus hijos, como diarrea, infección de oído y meningitis bacteriana. Esto se debe a que los niños mejor alimentados tienen una capacidad natural mejorada para combatir las infecciones.

 

  • En segundo lugar, dado que el hierro es un componente vital del tejido cerebral, al este faltar puede hacer que los impulsos nerviosos se muevan más lentamente y causen daño permanente al cerebro del niño, especialmente en los primeros dos años de su vida, así como cambios en el comportamiento y retraso en el desarrollo psicomotor.

 

  • En tercer lugar, se ha demostrado que la desnutrición disminuye los niveles de actividad del niño, las interacciones sociales, la curiosidad y el funcionamiento cognitivo. Aunque a veces los padres deseen que sus hijos no sean hiperactivos, una buena nutrición sigue siendo una necesidad.

 

Seguir las pautas nutricionales es relativamente sencillo durante el embarazo, así como al comienzo de la vida del niño. Pero, cuando este comienza a formar gustos y disgustos, es bueno que aceptes las preferencias, pero a la vez que continúes dándole nuevas comidas, intentando de diferentes formas hasta que tu hijo termine felizmente comiendo todo lo que hay en el plato.

 

Autor: